Obras

Aerotermia: qué es y cómo funciona

By 22 de abril de 2021No Comments

En el sector de la construcción y la arquitectura, el uso de sistemas respetuosos con el medio ambiente
se está convirtiendo en la regla y no en la excepción. En Grupo Avanza, desde nuestros inicios, hemos
interiorizado esta filosofía, introduciendo sistemas de alta eficiencia en los proyectos que ejecutamos.
En este artículo hablaremos sobre la aerotermia como un sistema de gran eficiencia en el ámbito de la
climatizacion, una tecnología que, aunque se remonta a épocas pasadas, bien es cierto que cobra
importancia por sus grandes beneficios y por cómo resuelve la demanda de un mercado que pide a
gritos soluciones más ecológicas.
Si quiere aprender qué es la aerotermia, cómo funciona y para qué sirve, ha llegado al artículo adecuado.

La aerotermia es un sistema de gran eficiencia en el ámbito de la
climatizacion,

¿Qué es la aerotermia?

Como mencionamos, la aerotermia no es nueva, lleva usándose durante años, y se constituye como una
de las soluciones más eficientes para climatizar espacios.
Se trata de una técnica que se basa en el aprovechamiento y la extracción de la energía de un flujo de
aire. Es decir, gracias a un ciclo termodinámico, se extrae un 75% de energía del aire exterior,
reduciéndose el uso de electricidad a sólo un 25%. De esta forma, con un equipo que opera a modo de
bomba de calor, obtenemos calefacción en invierno, aire acondicionado en verano y agua caliente
duante todo el año.

La aerotermia lleva usándose durante años para climatizar espacios.

En resumen, la aerotermia ofrece las siguientes posibilidades:

  • Enfriar interiores con su capacidad de refrigeración.
  • Calefactar espacios aunque su temperatura sea baja.
  • Mantener el agua caliente para uso doméstico.

La aerotermia trabaja con un esquema bastante simple de entender, necesita un consuno energético muy bajo y también puede complementarse con otros sistemas de energía renovable, como es el caso de paneles fotovoltaicos.

La aerotermia es bastante simple de entender, necesita un consuno energético muy bajo y puede complementarse con otros sistemas

Así es cómo funciona

Es muy común preguntarse, ¿cómo funciona esta tecnología? Pero, en realidad, la respuesta es muy sencilla; básicamente, la aerotermia roba la temperatura al ambiente para luego transformarla en calor o frío y aprovecharla en un espacio. Todo ocurre gracias al ciclo termodinámico de un refrigerante.

Se trata de conseguir que un líquido refrigerante cambie de estado y libere los excedentes de temperatura en el interior o exterior de un lugar. De esta forma, entre los componentes que integran un equipo de aerotermia se encuentran:

  • El propio refrigerante: Es un líquido que trabaja a bajas temperaturas y que, a través de un ciclo de termodinámico, logra intercambiar calor o frío según el proceso concreto al que se encuentra sometido.
  • Un compresor: Su función es elevar la temperatura del refrigerante comprimiéndolo y provocando su cambio de estado (gas – líquido).
  • Un condensador: En este elemento, el refrigerante procedente de la fase de compresión, pasa a estado líquido expulsando al exterior el exceso de temperatura derivado del proceso.
  • Una válvula de expansión: Reduce la presión del refrigerante expandiéndolo hasta situarlo en las condiciones termodinámicas de entrada al evaporador.
  • Un evaporador: Provoca la evaporación del refrigerante a presión constante garantizando el intercambio de calor entre éste y el ambiente objeto de tratamiento.

En definitiva, y con independencia de la configuración del equipo, se podría concluir que éste basa su funcionamiento en el aprovechamiento de la energía del entorno provocando un impacto ambiental casi nulo.

Hay una gran variedad de modelos para diferentes necesidades, desde equipos de instalación exterior hasta para interiores

Las ventajas de la aerotermia

El impacto ambiental no es la única virtud del sistema. Existen otras ventajas entorno a la aerotermia que se han ido reforzando con el paso del tiempo.  Entre ellas, encontramos que:

  1. Puede funcionar en climas fríos. Actualmente, los sistemas que usan las bombas de calor trabajan muy bien bajo temperaturas de hasta menos diez grados, por lo que son perfectas para la mayoría de las zonas urbanas.
  2. Constituye una excelente inversión a largo plazo. La aerotermia tiene un rendimiento eléctrico óptimo, por lo que consume poca electricidad comparado con los sistemas de climatización y calefacción más tradicionales.
  3. Su nivel de accidentes es mucho más bajo que otros métodos. Al trabajar con energía eléctrica, el índice de accidentes se reduce considerablemente, ya que el usuario deja de preocuparse por aspectos como fugas de gas, exceso de humos, etc.
  4. Se trata de un sistema de gran versatilidad. Hay una gran variedad de modelos que se adaptan a diferentes necesidades, desde equipos de instalación exterior hasta los que puede colocarse en estancias interiores. Además, se puede combinar con energía fotovoltaica para mejorar su impacto renovable.

En Grupo Avanza, apostamos por tecnologías que contribuyan con un mundo más sostenible. Por eso, contamos con cientos de profesionales que le ayudarán a seleccionar el sistema más óptimo para sus necesidades concretas.

Leave a Reply